Clica en la imagen: Recetas - Costura y Crochet - Pintura - Decoración - Infancia - DIY


Recetas Costura Pintura Decoración Niños DIY

jueves, 2 de enero de 2014

Tutorial para hacer un caballo de fondant

Hacer un caballo de fondant para decorar una tarta o unos cupakes es más fácil de lo que pudiéramos imaginar y  hoy gracias a Leoni Jena vamos a aprender los pasos básicos para tener un caballo resultón en pocos minutos.

Estos son los materiales que necesitaremos:



  • Pasta de azúcar (fondant) de color blanco.
  • Pasta de azúcar de color marrón o, como en este caso, tinte comestible en pasta de color marrón.
  • Un palo de brocheta.
  • Un pincel.
  • Una boquilla de manga pastelera.
  • Un palo modelador de bola.


Bien, ahora los pocos pasos que hay que seguir:
Iniciamos el proceso dando forma al cuerpo de nuestro caballo. Previamente, si no tenemos fondant marrón, tendremos que teñir el blanco con el tinte marrón.


1. Separamos las partes de la cabeza, el cuerpo y las patas de manera proporcional.
2. Comenzamos a hacer las patas, dando forma alargada y aplastando en un extremo. Luego podemos adornarlas con alguna hendidura con un cuchillo, aunque los caballos no tienen pezuña hendida, pero le da un toque gracioso (ya eso al gusto de cada cual), quizá también podíamos hacerle una línea semicircular para simular las herraduras.
3. Con un pincel mojado en un poco de agua, lo usamos de elemento de unión para pegar las patas al cuerpo.
4. Ahora, para hacer de soporte de la cabeza, introducimos en el cuerpo un palo de brocheta (también lo podemos sustituir por un trozo de spagueti crudo).

Comenzamos ahora con el modelado de la cabeza.


5. Para el hocico le pegamos un óvalo de fondant blanco y usamos la boquilla de manga pastelera para darle forma a la boca.
6. Con el palo de brocheta presionamos para hacerle los agujeros nasales (y también el ombligo).
7. Para las orejas cogemos dos piezas de fondant, les damos forma de gota de lluvia y con el palo modelador de bola le hacemos una hendidura y después apretamos lateralmente para cerrar, en parte, la oreja.
8. Por último, hacemos unos churros para formar el pelo de nuestro caballo. Todos estos elementos los vamos pegando con agua. Si tenéis rotulador con tinta comestible podéis hacerle los ojitos, si no, con un trozo de fondant negro o el marrón que estamos utilizando con un poco más de tinte, para que destaquen, se los colocamos cerca del pelo.

Y ya tenemos nuestro caballo terminado, ¿no ha sido tan difícil verdad?


Espero que os animéis y probéis a hacer este tipo de decoraciones que quedan tan graciosas y divertidas.



No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por participar en Febrero es así, tus comentarios son bienvenidos ;-)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...